Gas Radón

El gas radón es un gas radioactivo que se origina por la desintegración del uranio; está presente en la naturaleza, en el suelo, en zonas graníticas.

Es invisible e inodoro y también se encuentran concentraciones de gas radón en aguas de montaña y en los materiales de construcción con los que están realizadas nuestras viviendas.

El radón puede penetrar en el edificio por todas las aberturas, por mínimas que sean: desde pequeñas fisuras y orificios tales como los poros de bloques de cemento.

También es capaz de viajar entre los poros del suelo hasta alcanzar la superficie debido a la diferencia de presión entre los poros por donde viaja el gas y el espacio cerrado, estableciéndose un flujo desde el terreno hasta el interior de la edificación

La radiación alfa es relativamente poco peligrosa fuera del cuerpo porque la epidermis nos protege de ella.

El principal problema viene cuando se inhala: las partículas radioactivas se adhieren al tejido pulmonar, donde pueden emitir radiación alfa a las células broncopulmonares.

La absorción de esta radiación provoca ionizaciones y excitaciones de las estructuras celulares provocando efectos lesivos: puede dañar directa e indirectamente el DNA y provocar mutaciones en el tejido pulmonar.

El gas radón en ocasiones se acumula por la forma en la que está construida la vivienda, porque está mal aislada o porque hay una grieta en el terreno que dá lugar a una fuente de radón.Las mayores concentraciones se producen principalmente en los sótanos de las viviendas que no se encuentran bien sellados.

Las zonas de mayor concentración de gas radón en España son las que están asentadas sobre suelos de granito.

Galicia es la comunidad autónoma más expuesta, al igual que Asturias, parte de Cataluña y la sierra madrileña, en la que al menos el 10% de las viviendas presentan concentraciones por encima de los límites recomendados.

La presencia de radionúclidos naturales en los materiales utilizados en la construcción ocasiona flujos de radón que contribuyen en un 15-20% a la concentración del interior de la vivienda. Tal y como ocurre con el suelo: la presencia de grietas agrava el problema.

¿Cómo rebajar los niveles de Gas Radón?

Para rebajar los niveles es necesario:

  • Mantener los sótanos y garajes secos
  • Sellar bien los desagües
  • Impermeabilizar las paredes
  • Ventilar frecuentemente los espacios cerrados, sobre todo los que están situados cerca del suelo pues es donde suele encontrarse la mayor concentración de gas.

¿Cómo solucionar la presencia del Gas Radón en casa?

Lo más importante es la ventilación de la vivienda, pero ventilar solamente a través de puertas y ventanas puede ser insuficiente.

Lo ideal es instalar un sistema de ventilación específico en el sótano, el forjado o la solera.

En Hogar Seco disponemos de múltiples sistemas de ventilación certificados por la BBA (British Board Of Agreement) para la extracción del gas radón así como de otros contaminantes existentes en el interior de la vivienda.

Nuestro personal técnico está preparado para ofrecerle soluciones rápidas y sin obras para eliminar cualquier contaminante, protegiendo así la salud de toda la familia.
¿Estás interesado en que uno de nuestros técnicos especializados te visite para detectar la presencia de Gas Radón en tu vivienda?

o indícanos tu zona y te llamamos:

Si lo prefieres llamanos: