Causas de la condensación intersticial

La condensación de humedad es a la vez causa y efecto de un importante número de procesos patológicos que afectan al confort de nuestra casa, deterioran el patrimonio y comprometen la salud de los habitantes.

Los distintos tipos de humedades en función de su origen y localización provocan daños diferentes, favoreciendo a su vez el desarrollo de procesos patológicos como pueden ser eflorescencias, proliferación de organismos vegetales y animales (moho, ácaros, etc.) corrosión y oxidación de elementos metálicos, pudrición de elementos estructurales de madera y disminución de la capacidad aislante de los cerramientos.

Las humedades de condensación tienen su origen en el cambio de estado de parte del vapor de agua contenido en el aire que se genera en los edificios sobre las superficies interiores de los cerramientos (paredes, muros, techos, ventanas) o dentro de los mismos.

Esta condensación se produce porque se incrementa la cantidad de vapor de agua del ambiente o por un descenso en la temperatura, iniciándose la condensación al alcanzarse la temperatura de rocío.

condensacion-ventanas

Si la condensación se produce en la superficie interior de un cerramiento recibe el nombre de condensación superficial y si ocurre en el interior se la denomina condensación intersticial.

Causas

Durante el período invernal, aún cuando la humedad relativa exterior resulte sensiblemente mayor que la humedad relativa interior, su humedad absoluta es menor debido a la baja temperatura del aire, por lo que la presión del vapor interior será mayor que la del exterior.

Como consecuencia de este desequilibrio se produce la difusión del vapor desde el interior al exterior y será proporcional a la diferencia de presiones dependiendo además del espesor y la permeabilidad al vapor de agua de los materiales que constituyen el cerramiento. En este proceso, a medida que el vapor atraviesa el cerramiento, va disminuyendo su presión pero puede ocurrir que en su recorrido se encuentre una capa cuya temperatura sea igual o menor a la temperatura de rocío existente en ese punto y se producirá condensación intersticial.

Para evitar la condensación intersticial es necesario que la temperatura en cada punto del cerramiento se encuentre siempre por encima de la temperatura de rocío. Esto se consigue disminuyendo la humedad relativa del aire existente en el interior y elevando la temperatura interior del cerramiento incrementando el aislamiento térmico.

Etiquetado con: